Yoga prenatal

Teresa Jiménez Castilla

Martes y Jueves

de 18:30 a 20:00

Teresa Jiménez Castilla

Profesora Federada de la Unión Europea de Yoga

¿Cómo llego al yoga?

Mi aventura en el yoga comienza en el año 2004 cuando marcho a Holanda a cursar mis estudios en Ciencias Geográficas durante un año.

En Amsterdam, en un pequeñito y encantador estudio conozco el Yoga y me enamoro rápidamente, fue un amor a primera vista, desde entonces no ha parado mi práctica.

A mi regreso a Sevilla ya ando pensando en la forma de que el yoga permanezca en mi vida como una constante y la fórmula elegida es realizar la formación de profesores en la escuela Sadhana.

Fueron cuatro años de ilusión aunque también un poco duros ya que en ellos compagino mi formación universitaria con un trabajo a jornada completa.

Terminada mi formación comienzo dar clases con mucho respeto y algo de la incertidumbre que suele acompañar a un nuevo camino y mientras, aparece en mi vida una nueva oportunidad que durará tres años, un trabajo en una pequeñita tienda holística que me permite largas horas de lectura y pone a mi disposición una cantidad ingente de literatura que voy absorbiendo e integrando lentamente, como una llovizna que va calando hondo.

Me interesan especialmente las filosofías orientales y metafísica, así como muchas herramientas de crecimiento personal, la anatomía aplicada a las técnicas corporales y todas las temáticas relacionadas con un estilo de vida y un planeta saludable, desde la alimentación hasta la nueva ecología.

Actualmente mi práctica de yoga está enfocada a mi nuevo estado, dado que estoy esperando mi primer bebé, y mi decisión en esta etapa ha sido implicarme en impartir clases de yoga para nosotras las futuras mamás con la intención de sacar el máximo beneficio de nuestra práctica, ya no solo para nosotras sino también para el bienestar y alegría de nuestros futuros bebés.

¿Qué nos aporta el yoga en esta nueva etapa?

  • Nos ayuda a relajar nuestro cuerpo y nuestra mente
  • La zona lumbar y la columna vertebral en general tiende a resentirse debido al peso y al cambio de gravedad, la práctica mantiene nuestra columna fuerte, flexible y libre de tensiones
  • Nos ayuda a mantener el tono muscular que suele descender durante el embarazo, debido a una mayor segregación de ciertas hormonas que nos preparan para el momento del parto
  • Prepara el cuerpo en general y concretamente la estructura de la pelvis para el parto
  • Nos ayuda a generar confianza y seguridad para ese momento que a veces nos asusta, dándonos estabilidad emocional
  • Prepara el suelo pélvico y ayuda a prevenir posibles patologías (prolapsos, etc.) y desgarros
  • Compartimos esta etapa tan especial con otras mujeres creando vínculos en comunidad y posibilitamos momentos de conexión con nuestros bebés antes de nacer

Os espero en espacio 800!